Marketing y Servicios: La empresa más feliz del mundo

domingo, 4 de octubre de 2015

La empresa más feliz del mundo




Desde tiempos inmemoriales la búsqueda de la felicidad ha sido el gran objetivo del ser humano. Así lo demuestran multitud de textos de todos los tiempos. Sin embargo, son pocos los que se distinguen por aportar ideas prácticas y claras para poder conseguirlo. Ese es el caso del libro que acaba de publicar David Tomás, La empresa más feliz del mundo (Empresa Activa). David puede presumir de dirigir la empresa española que ha sido elegida mejor lugar para trabajar en el último certamen Best Place to Work celebrado en diciembre pasado. Cyberclick quedó en primer lugar en este ranking que se hace en más de 40 países y que se basa en las opiniones anónimas de todos sus miembros y en el análisis de sus métodos a la hora de contratar y despedir, la comunicación interna y externa, el desarrollo del talento, cómo se agradecen, comparten y celebran los éxitos, cómo se solucionan los conflictos y cuáles son las políticas salariales.



El libro es un relato corto que deja al descubierto algunas de las claves que han llevado a esta compañía a convertirse en el lugar más codiciado por aquellos que buscan aprender, disfrutar y crecer dentro de su trabajo. Once claves prácticas que desbordan sentido común y que se alejan de fórmulas mágicas para alcanzar un estado de bienestar prácticamente utópico.

Es mucho el tiempo que pasamos en nuestro trabajo y por eso es difícil sentirse pleno si cada mañana hemos de hacer un esfuerzo sobrehumano por levantarnos y dirigirnos a un lugar en el que no nos sentimos valorados, no tenemos buena relación con los compañeros o no compartimos los valores. David Tomás ha ido aprendiendo de diferentes fuentes, tanto americanas como españolas, los mejores métodos para que su equipo se sienta como en casa, y sin duda lo ha logrado. 

No hay más que hablar con cualquier miembro del equipo para darse cuenta de que no se trata de una empresa utópica sino que esta filosofía se podría extender a todo el tejido empresarial. “Yo no vengo solo a trabajar en Cyberclick ¡vengo a pasármelo bien!” comenta Berta Campos, una de las componentes de Cyberclick, “Los lunes, aunque parezca increíble, llego a la oficina con ganas, motivada. Me encanta el día a día, marcarme yo los objetivos diarios y a largo plazo, tener libertad para organizarme a mi manera y estar rodeada de personas que más que compañeros de trabajo son mis amigos. El buen ambiente y la confianza que nos tenemos hacen que seamos un gran equipo. Siempre nos ayudamos entre nosotros y vamos todos a una para conseguir los objetivos que nos proponemos”, y continúa agradeciendo el apoyo de la empresa cuando su madre cayó enferma y tuvo que atenderla durante casi un mes, “La empresa me dio una facilidad enorme para poder estar con mi familia, sin tener que preocuparme de nada más. Y mis compañeros me apoyaron y estuvieron a mi lado día a día hasta que por fin todo volvió a la normalidad. Les estoy muy agradecida. Incluso se hicieron todos una foto con un cartel que decía "sin ti no es lo mismo" para animarme”.

La flexibilidad de horarios y vacaciones, una política de cuentas abiertas y transparentes, la confianza para exponer aquello que se considera erróneo o molesto, la valoración de todo el equipo en el proceso de selección de cada nuevo miembro de la compañía y la medición del grado de bienestar diario a través de un semáforo, son algunas de las prácticas que David ha aplica en Cyberclick, pero sobre todo “el hecho de preguntar al equipo y hacerle partícipe de las decisiones que se toman es fundamental”, él mismo afirma.

Estas prácticas que David Tomás reproduce en La empresa más feliz del mundo han llevado a la compañía a aumentar en el último año un 30% su facturación y un 50% su plantilla. “No hay excusas para no apostar por la felicidad”, afirma David Tomás, “si algunas compañías se pararan un momento a pensar se darían cuenta de que buscando el bienestar de su equipo la empresa crece”. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios :

Machicado dijo...

Este articulo es súper importante ya que todos trabajamos ahora o en un futuro y siempre tenemos complicaciones con cosas que ENTRE TODOS podría ser más fácil, pero como hay un jefe y encargados que nos gobiernan no conseguimos en muchos lugares de trabajo este bienestar del cual es clave del éxito para el ser humano y así el de nuestra empresa.
Muchos lugares deberían de tomar nota y cambiar su política social y hacer a todos participes de las decisiones cotidianas.

Miriam dijo...

Si se consigue que todos los empleados de la empresa sean felices y estén motivados sin duda esto afectará positivamente en el entorno de trabajo y también en una mayor productividad de los trabajadores.

Existen varios estudios en los que se trata de medir las mejores empresas para trabajar según sus empleados. En el top 10 de la lista Best Workplaces España 2015 se encuentran empresas como Navartis Farmacéutica, ING, Grupo Adecco, Lilly, Kiabi España, Makro, Leroy Merlin, Randstad, Vodafone y Liberty Seguros. Estas empresas están logrando unos trabajadores satisfechos y pienso que es una tarea fundamental dentro de las organizaciones. Esto se consigue por ejemplo con alternativas que mejoren su calidad de vida y su entorno laboral.

Miriam Arroyo López.
Alumna de Marketing de Servicios en la UAH



Víctor Loeches dijo...

Los jefes deberían darse cuenta de que una empresa feliz es una empresa más productiva y que se siente motivada por lo que hace.

Sin embargo, eso no es algo que suceda con asiduidad, ya que para muchos solo somos números en un papel, y si esos números empiezan a ser menos productivos, se les echa.

Para poder tener a los empleados felices, como hace esta empresa, se debe tener en consideración las opiniones de todos los miembros, desde el primero hasta el último, así se sienten partícipes de lo que hacen y no se sienten solo como un utensilio de la empresa.

Hay que trabajar como un equipo.

Víctor Loeches Sánchez-Heredero
Alumno de Marketing de Servicios
Universidad de Alcalá de Henares.

María dijo...

Me siento muy identificada con el artículo y con el tipo de empresa descrita.
Soy muy afortunada por poder trabajar para American Airlines, aerolínea americana que opera en más de 100 estados.
Pese a la amplitud de sus operaciones, American te prepara y enfatiza sus esfuerzos en aportare una cualificación excelente a sus trabajadores y en transmitir la idea de equipo como base principal para lograr los objetivos de la empresa.
Cada mañana, mis compañeros de base y yo recibimos un "briefing" en el que los supervisores revisan todos y cada uno de los puntos fuertes y débiles que tuvimos el día anterior con nosotros. Si se hace algo bien, se nos felicita y se nos agradece el trabajo en equipo y los buenos resultados obtenidos, y si por el contrario, algo no ha salido del todo bien, también se estudian esos casos pero no con la intención de buscar culpables, si no soluciones para que solventar el problema.

Me han gustado mucho algunos puntos claves del articulo como: "estudio que se basa en las opiniones anónimas de todos sus miembros" (párr.1, 9) o "El buen ambiente y la confianza que nos tenemos hacen que seamos un gran equipo..." (párr.4, 9), que dejan claro, la importancia del trabajo en equipo y el contar con las opiniones de toda la plantilla a la hora de tomar ciertas decisiones.

Continuando con el análisis de mi empresa en comparación con los puntos claves tratados aquí, American también da a sus trabajadores numerosas facilidades para el ámbito vacacional y de horarios, lo que, a su vez, también hace sentirse a gusto.

Si todas las empresas transmitiesen a sus empleados estos valores con los que llegas a amar tu trabajo y la compañía a la que perteneces, otros factores como el salarial, pasarían a un segundo plano, puesto que vale más tu felicidad que cualquier otra cosa.

Apunto este libro en mi lista de tareas pendientes y quizás más de uno se lo pueda regalar a su jefe.

María de Tomás Gómez, antigua alumna de marketing Internacional para la UAH.