Marketing y Servicios: Lecciones de la batalla de Inca Kola y Coca-Cola

miércoles, 6 de febrero de 2013

Lecciones de la batalla de Inca Kola y Coca-Cola



Existe una alta probabilidad de que cualquier persona que haya visitado Perú o sea un aficionado a la cada vez más popular gastronomía peruana, liderada por chefs mediáticos como Gastón Acudio o Pedro Miguel Schiafino, esté al tanto de la pasión que sienten los ciudadanos de este país por Inca Kola. Esta bebida gaseosa de color amarillo-dorado, sabor dulce y fórmula secreta también es conocida por ser una de las pocas marcas locales, junto con Irn-Bru en Escocia, que ha sido capaz de batir a Coca-Cola en su propio territorio.

La rivalidad de Inca Kola con el gigante de Atlanta es casi tan antigua como su historia. Los orígenes de la marca peruana se remontan a 1910, cuando un matrimonio británico, de apellido Lindley, se instala en el país y funda una empresa orientada a la fabricación y comercialización de bebidas a la que llaman Fábrica de Aguas Gaseosas de la Santa Rosa. La primera Inca Kola se comercializa en 1935.

A partir de ahí, y a lo largo de los años, “se construye una imagen de marca vinculada a la identidad nacional”, señala Pablo Nano Cortez, Jefe de Estudios Económicos de Scotiabank Perú. Teresa Serra, profesora de Marketing de IE Business School, añade que esto se articula mediante “la vinculación de la marca con la cultura inca a través del nombre y del diseño del logotipo [iconografía inca en la etiqueta y los colores nacionales en sus primeras unidades de reparto]”, junto con una intensa publicidad que utiliza a lo largo de su historia eslóganes como “La bebida del sabor nacional”, “El sabor del Perú” o “Celebra el Perú”. La marca se ve apoyada, además, por una distribución y una fuerza de ventas que llega a todos los pequeños rincones y grandes núcleos urbanos del país, de manera que se convierte en una bebida “nacional, a disposición de todos los consumidores, sin distinción de clases”, destaca Serra.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios :

Andrea Sánchez dijo...

Respecto a este artículo, me ha parecido interesante la inteligencia perceptible de los desarrolladores de la publicidad de Inca Kola, pues no han conseguido solamente realizar campañas publicitarias atractivas, si no que han conseguido en sus “target” una especial fidelidad, ya que han conseguido ligar el producto con un espíritu u orgullo nacional. Además un punto que se debe analizar este característico “orgullo latino” en la mayoría de países de Sudamérica y su ansia de distinción de la cultura hispana (entendida simplemente como raíz Española-Europea) y de la cultura Norteamericana, que pretende destacar la identidad nacional y también del continente. Ante estos slogans, que no solo han constituido las campañas, sino también la propia identidad de la marca, el consumidor ha visto una alternativa a la bebida gaseosa de soda por excelencia, nacida en el estado de Georgia. Al adquirir acciones de Inca Kola, Coca cola no conseguiría desbancar a esta, y estaba claro que el comercio de Inca Kola tampoco fluiría exceptuando pequeños núcleos poblacionales, acentuados por la inmigración. Pero ni por esas, en mi opinión, Inca Kola es un producto que fuera del mercado peruano, no tiene salidas, porque el simple hecho de movilidad de personas de Perú a otro país produce una adaptación al otro lugar, donde el gigante norteamericano tiene ventaja comparativa, e intentar unir la exportación de gastronomía peruana y bebida peruana para cubrir a etnias y agrupaciones tan pequeñas es una tarea ardua.

Por: andrea Sánchez Ongil. MK. Internacional

ivan.paulino.MK. internacional dijo...

En mi opinión, aqui chocan dos tipos de orgullo, un orgullo patriótico del que sale beneficiado la compañía peruana Inca Kola y un orgullo mediático que es el que posee una compañía como Coca Cola que tiene influencias en el mundo entero.
La estrategia llevada a cabo por Coca Cola es muy buena ya que si no puedes luchar contra tu enemigo, mejor es aliarse con él; obteniendo beneficio de cualquier manera. Si tengo que mencionar que me parece curioso que a Coca Cola le interese mandar en un mercado como el peruano, al cual considero pequeño y de poco alcance. Supongo que lo importante al final es mandar lo máximo posible en cualquier zona geográfica.

Manuel Alexander Pérez Gonzáles. MK. Internacional dijo...

"La bebida del sabor nacional", "el sabor de lo nuestro","destapa el sabor del Perú"...entre otros, han sido los esloganes que Inca Kola ha ido utilizando a lo largo de su ciclo de vida.
Efectivamente, como dice mi compañero Iván, el patriotismo ha sido la clave del éxito de esta bebida y Coca cola ha sabido actuar inteligentemente.
Por añadir algo nuevo, considero que Perú es un mercado muy consumista en este sector por dos motivos. Primero, como dato curioso, y a lo mejor relevante, decir que en Perú no existe la cultura de beber "agua de grifo" como en España y demás países desarrollados. El motivo de esto a mi entender, es que la calidad del agua procedente directamente del grifo no es la mejor , con lo que se consume mas refrescos y otras bebidas alternativas..
Segundo, su capital tiene cerca de 9 millones de habitantes , con lo que la convierte en un lugar muy atractivo para cualquier empresa ( con matices), aunque es verdad que cuando coca cola hizo esa "operación" Lima sólo tenía cerca de 6 millones...
Para finalizar, decir que este refresco también ha cuidado mucho sus envases como una buena herramienta del marketing, como ejemplo estaría el envase "la gordita" de medio litro. Un saludo

Anónimo dijo...

La verdad ese patriotismo de que inca kola gano a coca cola en Peru es una mentira debido a que en provincias apenas encontrabas Inka Kola en las tiendas, peor en los autoservicios en la decada de 1980.
La razon de todo esto es el marketing debido a ese falso sentimiento patriotero que a los peruanos nos afecta mucho, en especial ante la falta de identidad que sentimos todos por esta estafa de que Coca cola compro a la inka Kola.
La verdad es que Coca Cola adsorvio a la Inka kola debido a que esta ultima perdió la guerra debido a su incapacidad para poder distribuirse en el interior del Peru y recien despues de esta supuesta compra por parte de Coca Cola recién se pudo encontrar la inka Kola en las tiendas del interior del pais despues del año 2002. lamentablemente esto llego muy tarde debido a que Kola Real logro en solo 15 años arrebatarle una parte importante del mercado a la corporacion Coca Cola, la cual recurrio a lo mas facil para intentar mantenerse en el mercado peruano de provincias.